Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias

La prevención del reclutamiento infantil se vive en comunidades de Putumayo y Caquetá

Iniciativa Mambrú no va a la guerra en territorio indígena

​Niños indígenas del Putumayo beneficiados por la iniciativa de la ACR. / Foto: ACR Putumayo

Putumayo , 19/12/2016

Gracias a 'Mambrú no va a la guerra, este es otro cuento', la iniciativa de prevención del reclutamiento de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), más de 120 familias indígenas lideran proyectos que afianzan su identidad y evitan que los niños y jóvenes ingresen a entornos violentos.

Con actividades deportivas, artísticas y culturales lideradas por la ACR, indígenas del Putumayo refuerzan sus costumbres e identidades, y con esto, buscan prevenir el reclutamiento forzado de menores por parte de grupos armados ilegales de la zona.

La iniciativa fue implementada este año y se han beneficiado niños y jóvenes de resguardos indígenas del Putumayo y Caquetá. Así lo explicó Mónica Vega, gestora ciudadana de la ACR, quien está en contacto directo con estas poblaciones desde hace tres años.

"En Puerto Leguízamo la ACR hace presencia en tres comunidades indígenas, Jirijiri, Progreso y Primavera, aquí, a través de 'Mambrú no va a la guerra', hacemos acciones comunitarias con niños y jóvenes en el marco de un proyecto que la comunidad ha denominado 'Jóvenes Guardianes del Territorio'. En estas comunidades los jóvenes lideran esta iniciativa, y de esta manera protegen su territorio", afirmó.

Mónica explicó que hasta el momento la ACR, a través de alianzas con entidades privadas y  jornadas de voluntariado, ha restaurado instituciones educativas donde los niños indígenas reciben clases. De igual manera, la gestora ciudadana junto con los jóvenes que lideran el grupo Guardianes del Territorio, hacen acompañamiento a los menores con actividades lúdicas.

"Este programa de la ACR ha servido para reforzar los lazos familiares de las comunidades indígenas Muri, Coreguaje y Siona, y ocupar el tiempo libre de los niños para que no se unan a los grupos armados, esto se logra con actividades deportivas, y talleres de pintura y lectura. También orientamos a las mujeres indígenas en temas de emprendimiento, tales como tiendas comunitarias para ayudar a reforzar temas de arraigo e identidad en la comunidad", aseguró. 

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas