Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias

José Figueroa ayudó a recuperar el Humedal La Libélula

El excombatiente que contribuye a reparar los daños ecológicos de la guerra

​José Figueroa ayudó a limpiar y a reforestar el humedal La Libélula, ubicado en las afueras de Bogotá. / Foto: Daniel Bernal. Tomada de humedalesbogota.com. 

Bogotá , 18/11/2016

José Miguel reallizó un servicio social de 80 horas en el humedal La Libélula de Bogotá.

Hace más de ocho años su misión era la de abastecer con víveres y alimentos a las Farc. Fue testigo de las barbaries de la guerra, en el que los perjudicados no sólo fueron los miembros de la fuerza pública, sus mismos compañeros y sociedad civil, sino también el medio ambiente.

Deforestación, atentados contra las fuentes hídricas, entre otras acciones enmarcadas en el conflicto armado, han sido reportadas por los medios de comunicación.

Estas acciones empujaron a José Figueroa a hacer una catarsis con la naturaleza. En su proceso de reintegración en la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), decidió hacer su servicio social de ochenta horas en un lugar cerca pero a la vez lejos de la bulla de la ciudad de Bogotá, en contacto con la naturaleza.

"No es desconocido que la guerra le hace bastante daño a la naturaleza. El servicio social que presté durante mi proceso en la ACR, lo enfoqué para ayudar al medio ambiente, me interesó porque actualmente está bastante afectado, y el hecho de colaborar sembrando árboles es algo reconfortante, y es demostrarle a la sociedad que a pesar de los errores que se cometieron se pueden resarcir los daños. Ahora el humedal está muy bonito, llegan bastantes aves. Fue una experiencia maravillosa", dijo.

Figueroa participó en la recuperación de una parte del humedal de Bogotá que se llama La Libélula, sembrando árboles, haciendo limpieza, y sacando basura, entre otras actividades. Hoy La Libélula se está recuperando y ya hacen presencia allí las aves migratorias.

Actualmente, y gracias a las oportunidades que le brindó la ACR, José tiene una microempresa de calzado, en el que le da empleo a cinco personas.

"Mi mayor ilusión es olvidar todo lo malo por lo que tuve que pasar, y mi mayor ilusión es tener una empresa grande para darle trabajo a muchas personas", afirmó José. 

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas