Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias

Del 8 al 12 de noviembre “Los rostros del conflicto” en Museo Bolivariano

El arte como medio para contar verdades del conflicto y construir la reconciliación

​Cada cuadro y cada obra está sujeta a una crónica y a un hecho real.

Barranquilla , 08/11/2016

La verdad es un derecho inalienable que tiene toda persona y sociedad a conocer la realidad íntegra, completa y pública sobre los hechos ocurridos que rodearon las violaciones a los derechos humanos, sus circunstancias específicas, los motivos que las propiciaron y quienes participaron en ellas. 

Así, su conocimiento público es el principio y un requisito imperativo del proceso de reconciliación, puesto que sólo sobre la base de la verdad se pueden satisfacer las exigencias fundamentales de la justicia y crear las condiciones necesarias para alcanzar una efectiva reconciliación nacional. 

Por lo tanto, bajo la premisa de que "el pasado prevalece, aunque la historia siga su rumbo", en el marco del compromiso de la construcción de paz, la Agencia Colombiana para la Reconciliación, el Centro Nacional de Memoria Histórica, la Universidad Simón Bolívar, el Centro de Investigación e Innovación Social José Consuegra Higgins y la Fundación Juntos y Reconciliados, se unen para que los distintos actores (víctimas del conflicto, comunidad educativa, líderes comunitarios, instituciones), avancen hacia un proceso de conocimiento y reconstrucción del pasado vivido en el marco de la confrontación armada. 

De esta forma, las entidades mencionadas presentan en Barranquilla la exposición de arte asistida "Los Rostros del Conflicto", la cual busca que la memoria histórica sea un proceso de creación colectiva del lenguaje, que permita la apropiación de una conciencia del pasado afectado por la existencia del conflicto que no puede volver a repetirse. 

La exposición, a realizarse del 8 al 12 de noviembre del presente año en el Museo Bolivariano de la Universidad Simón Bolívar (calle 68 No.53-56), es una recopilación de obras pictóricas y artes plásticas que ilustran al observador acerca de las diferentes muestras de violencia vividas en el conflicto armado del país y sus actores. 

Al respecto, Jácome Cheyne, persona en proceso de reconciliación, destaca que desde su desmovilización su intención ha sido ofrecerle al país su concurso para el restablecimiento de los derechos de las víctimas y a partir del arte comenzó a construir una memoria del conflicto para generar espacios de debate con los temas de la violación de los Derechos Humanos en el conflicto armado en Colombia. 

"Las obras expuestas representan la crudeza del conflicto, frente a las víctimas, mostrando unos escenarios de barbarie y despropósitos hacia ellos. Está representada con el sombrero vueltiao, símbolo nacional, a partir del cual visibilizamos a las víctimas en todos los actos violentos en los que se les han violados sus derechos y que nos muestra la Justicia Transicional y el Centro Nacional de Memoria Histórica", añadió. 

"Es una obra asistida porque tanto los cuadros como las instalaciones requieren una explicación. Cada cuadro y cada obra está sujeta a una crónica y a un hecho real", puntualizó Jácome Cheyne. 

Por su parte, el coordinador de la ACR en el Atlántico, Andrés Echeverría, manifestó que esta entidad, a través de la implementación de la Política de Reintegración Social y Económica de excombatientes de grupos armados, "aporta a las garantías de no repetición en la medida en que orienta sus esfuerzos a que estas personas retornen de manera sostenible a la legalidad y sean gestores en los procesos de restablecimiento de las relaciones con las comunidades contribuyendo de esta manera a la reconciliación". 

"En razón a lo anterior, es necesario que la reconciliación se convierta en uno de los enfoques sobre el cuales se desarrollen las acciones –cívicas e institucionales- tendientes a afianzar la no repetición de las violaciones a los derechos humanos e infracciones del derecho internacional humanitario", explicó 

El funcionario agregó que la reintegración no depende exclusivamente de las personas que ingresan al proceso de reintegración, sino que a su vez involucra la voluntad y las acciones de la sociedad en general, a partir de la promoción de la convivencia y acciones para la reconciliación en los diferentes contextos receptores. 

"De esta manera, en los contextos que han sido afectados por el conflicto y la violencia, la reintegración propicia la convivencia pacífica, aporta a la reparación integral a través de las medidas de satisfacción y de las garantías de no repetición, lo que favorece el acercamiento de la familia y de los actores sociales en los territorios", puntualizó.

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas