Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias

El deporte, clave en la construcción de paz

Este sábado se juega partido de voleybol sentado entre Ruanda y Colombia

​Los equipos de Ruanda y Colombia competirán en un partido símbolo de la reconciliación y la paz

Bogotá , 28/09/2016

Este sábado 1 de octubre, en el Palacio de los Deportes de Bogotá, a partir de las 10:00 a.m., jugarán por primera vez las selecciones de Colombia y Ruanda, en un partido cuyos jugadores son personas en situación de discapacidad. Este juego será un ejemplo de reconstrucción de tejido social y reconciliación entre antiguos rivales. 

La selección Colombia estará compuesta por tres excombatientes en proceso de reintegración, soldados retirados, víctimas del conflicto y civiles. 

 

¿Por qué un partido con Ruanda? 

En 1994, cerca de 800 mil ruandeses murieron por un conflicto interno entre las etnias tutsi y hutu, que dejó una fuerte rivalidad entre sus habitantes. Luego del conflicto se utilizaron diferentes estrategias para lograr la reconstrucción nacional, entre ellas el voleibol sentado, con personas afectadas por el conflicto armado. En 2012 compitieron en los Paralímpicos de Londres. Allí no eran hutus ni tutsis, eran ruandeses. 

Este partido será un símbolo de reconciliación en el que se muestra que antiguos enemigos pueden hacer equipo cuando acaba un conflicto y construir juntos la paz. Para inscribirse y asistir al partido clic aquí: http://www.elpartidodelahistoria.org/649/w3-channel.html

Los excombatientes de la selección Colombia

Desde siempre la pasión de Antonio* ha sido el deporte, actividad que actualmente alterna con el cuidado de su pequeño hijo de cuatro años y las labores del hogar. Casi siempre trota en las mañanas y en los entrenamientos de voleibol sentado se destaca por hacer pases certeros y oportunos. Es un estratega, como un Pibe Valderrama para el equipo.

Nació en El Cerrito (Valle) e ingresó de 14 años al ELN, grupo al que perteneció por siete años. Se desmovilizó en 2010 y desde ese momento vive en Bogotá con su esposa, quien también es excombatiente en proceso de reintegración. Aunque actualmente no trabaja, sus proyecciones están enfocadas en conseguir una vivienda propia y ser dueño de una tienda.

Por su parte, Arnoldo* no jugaba voleibol desde 2012, cuando una mina antipersona le afectó la pierna derecha. Por ello, hoy, está entusiasmado con los entrenamientos semanales de voleibol sentado a los que asiste cada semana en el Parque La Fragua, en Bogotá. 

Paradójicamente, Arnoldo fue víctima de una mina antipersona luego de haberse desmovilizado, en un operativo con el Ejército Nacional, lo que le generó una amputación en la pierna derecha. Nació hace 34 años en Mesetas (Meta) y es proveniente de la comunidad indígena Páez. Ingresó a la guerrilla de las FARC a la edad de 14 años motivado por las promesas de dicho grupo.

En 2011 ingresó al proceso de reintegración con la ACR y estudiar fue uno de sus principales objetivos. Por ello, inició estudios de bachillerato, los cuales finalizó en 2014. En 2016 inició su proceso de formación en el SENA y actualmente realiza prácticas como técnico en asistencia administrativa. Finalizadas las prácticas quiere estudiar Gestión Administrativa.

Cuando Pedro*  pertenecía a las FARC, una explosión generada por la manipulación de explosivos le causó amputación en sus piernas. Este fue un suceso de duro impacto en su vida, pero con el que a sus 29 años ha logrado sobrellevar. Su personalidad entusiasta lo ha convertido en una persona destacada en el proceso de reintegración con la ACR. Cuando fue invitado a conformar el equipo de voleibol sentado no lo pensó dos veces, y desde ese momento participa muy animado en los entrenamientos y demás actividades deportivas.

Pedro vive en casa de una tía, a quien le paga arriendo mensual por su habitación. Mantiene comunicación constante con su madre y hermanos, quienes viven en otra ciudad. Realizó servicio social con la fundación FIDES, con un alto compromiso logrando generar fuertes lazos de amistad con las personas beneficiarias y usuarios de la fundación.

Según cifras oficiales de la ACR 229 personas entre las que están en proceso de reintegración y reintegradas tienen una condición de discapacidad, ya sea cognitiva, física, múltiple, mental o sensorial.

*Identidad protegida por petición de la fuente.

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas