Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias

Visita diplomática a ACR en Bogotá

"Proceso de reintegración aporta a la paz de Colombia": Subsecretaria de EE. UU. para Hemisferio Occidental

El encuentro se realizó en instalaciones de la ACR Bogotá, una de las cuatro sedes con que cuenta la Entidad en la capital para atender a la población desmovilizada.

Bogotá , 08/08/2016

Mari Carmen Aponte es la subsecretaria de los Estados Unidos para el Hemisferio Occidental. Ella, junto a una delegación de personas de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid); y Alejandro Guidi, jefe de misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), conversó este domingo con personas que salieron de los grupos armados ilegales y se encuentran adelantando su proceso de reintegración a la sociedad.

Joshua Mitrotti, director general de la Agencia Colombiana para la Reintegración, fue el encargado de explicar a la delegación cómo es que se reintegra a la sociedad un excombatiente. "Este proceso que es colombiano, pero se desarrolla también con el apoyo de Estados Unidos a través de Usaid y la OIM, permite que las personas superen la vulnerabilidad y trabajen en un proyecto de vida que les permita ser estables en la legalidad".

Testimonios de quienes se alejaron de la guerra

El primero en hablar fue Boris, un excombatiente de las Farc, y que hoy, en la legalidad, reconoce que la guerra armada no lleva a nada bueno. Para él, los ideales deben defenderse pacíficamente. "Me he dado cuenta que los verdaderos luchadores son los que se levantan a las seis de la mañana a trabajar para mantener a su familia. La guerra me alejó de la sociedad, el proceso de reintegración me ha permitido vivir de nuevo en comunidad".

Por otro lado, Lina, quien también perteneció a las Farc y fue reclutada en zona rural de Caquetá, contó a la delegación que su entrada al grupo armado ilegal radicó por la ausencia de estado. "Vivía con mi mamá y mis siete hermanos, mi madre era cabeza de familia y trabajaba mucho. Decidí ir a vivir con un hermano a un pueblo cercano porque le podía ahorrar a mi madre el valor del transporte para ir al colegio. En ese pueblo conocí personas del grupo y me convencieron de ir con ellos, ya estando allá no podía irme".

Tanto Lina como Boris encontraron la forma de salir de la guerra y hoy en día trabajan como promotores de reintegración, haciendo que su historia de vida llegue a muchas personas y sensibilizando a la sociedad sobre la importancia de generar espacios de reconciliación y prevención del reclutamiento.

Aponte destacó que estos testimonios de vida son el reflejo de un trabajo juicioso, y que el estado colombiano se está haciendo cargo de quienes salen de la guerra. Al tiempo, calificó que el proceso de reintegración es el motor que impulsa esos nuevos proyectos de vida hacia la legalidad y la convivencia pacífica. 

Por último Aponte fue clara al decir que "los Estados Unidos anhelan la paz de Colombia".

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas