Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias

Retos de la reintegración

El director programático de la ACR hace un balance de su visita al departamento del Meta y la Orinoquia

Comunicaciones ACR

Villavicencio , 05/08/2016

En Villavicencio, San Martin, Granada y San José del Guaviare estuvo Lucas Uribe, director programático de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), visitando los proyectos que se adelantan en la región con población desmovilizada. Durante su estadía habló de los aprendizajes,  experiencias y desafíos en materia de reintegración.

¿Cuáles son los retos que tiene la ACR en el Meta y la Orinoquia?

Esta una región estratégica para la ACR porque ha sido una región muy afectada por diferentes actores del conflicto durante los últimos años, y ha sido un gran receptor de población desmovilizada especialmente del 2009 a la fecha. Hoy en los diferentes municipios del Meta  tenemos personas en proceso de reintegración casi a punto de culminarse, y uno de los retos es identificar cómo fortalecer lo que se ha venido desarrollando durante tantos años en el ámbito económico y social para desde ahí trabajar en la generación del desarrollo y la reconciliación que busca Colombia

Todos los lugares son importantes, pero ¿hay algunas zonas priorizadas?

Trabajar en Villavicencio es importante porque ha sido un gran receptor de población desmovilizada, al igual que toda la región del Ariari, por eso en el Meta los esfuerzos los estamos concentrado en estas dos regiones donde además del importante número de personas tenemos proyectos de construcción de paz bien adelantados.

¿Cuáles son las proyecciones en el ámbito productivo?

En el Meta se han venido consolidando diferentes proyectos especialmente en el sector agrícola, la idea es buscar cómo encadenar esto con diferentes actores de nivel nacional que están buscando lugares con las condiciones que aquí ya se han desarrollado, es decir, en el Meta muchas personas tienen acceso a tierra, iniciativa agrícola  y experiencia en este trabajo, lo ideal sería consolidar los esfuerzos para lograr  que el impacto sea mayor y se genere un desarrollo para la zona.

¿Aparte de proyectos productivos a qué más le están apostando?

En el Meta y Guaviare hablamos de prevención del reclutamiento forzado porque es muy importante trabajar con niños, niñas, jóvenes y adolescentes (NNJA). Finalmente lo que nos interesa no es solo cómo reintegramos a los excombatientes, sino que el trabajo de fondo es cómo hacemos para que nunca más los NNJA se vean seducidos por escenarios de violencia. A través de la estrategia Mambrú no va a la guerra, esto es otro cuento, estamos  identificando iniciativas juveniles en diferentes municipios para poder fortalecerlas y que de esta manera  los NNJA encuentren en el arte, la cultura, la recreación y el deporte, algún tipo de alternativa que les permita fomentar y crear un proyecto de vida dentro de la legalidad.

¿Qué es lo que más le llamó la atención del Meta y la Orinoquia?

Me gustó mucho todo lo que se ha venido trabajando a nivel productivo en el Ariari, falta mucho por hacer pero vamos por buen camino. Me gusta la cercanía que tiene la población con la entidad, es bueno que se sientan acompañados y respaldados más allá de todo lo que falta mejorar. 

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas