Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias

Continúa Cumbre de Expertos Internacionales

Colombia presenta experiencia en procesos de reparación

​El panel estuvo conformado por Carlos Arturo Pardo, director territorial de Meta y Llanos Orientales de la Unidad para las Víctimas; Gisell Azalía, profesional en reparación colectiva en el Meta de esa Entidad; Juanita Goebertus, de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, y moderado por Carolina Suárez, de la Unidad para las Víctimas.

Bogotá , 12/07/2016

La 'Cumbre de Expertos Internacionales: Reintegración, reconciliación y construcción de paz' incluyó en su agenda un espacio para hablar de reparación a las comunidades. Este conversatorio reunió a Juanita Goebertus, de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz; Carolina Suárez, de la Unidad para las Víctimas; Luz Patricia Correa Madrigal, de la Alcaldía de Medellín, Gisell Azalía, profesional en reparación colectiva en el Meta de la Unidad de Víctimas, y Carlos Arturo Pardo, director territorial de Meta y Llanos Orientales de la Unidad para las Víctimas. Buscó mostrar a los asistentes lo que el Estado está haciendo y planea hacer para propiciar la reparación a las víctimas y generar escenarios de reconciliación en los territorios.

Juanita Goebertus, quien ha trabajado en el marco jurídico para la paz y hoy en día trabaja con la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, explicó a los asistentes que "la apuesta por el reconocimiento de responsabilidades, quienes han causado daños, participen en actos solemnes de reparación con las comunidades es muy importante. El año pasado ya lo vimos en Bojayá, pueblo que sufrió una masacre en el pasado, recibió el perdón por parte de las FARC, gestos como este nos permiten reconstruir vínculos y generar un ambiente propicio hacia la reconciliación".

Goebertus enmarcó lo que es el compromiso por parte de los grupos armados a reparar a las comunidades, lo que para ella es un reto pero ya hay varios avances. "En el marco de su reincorporación a la vida civil, las FARC debe hacer desminado, búsqueda de personas desaparecidas, erradicación de cultivos ilícitos, entre otras acciones concretas que van a hacer para reparar a las comunidades".

Cumbre-Expertos-INT-Día-02.jpg

La experiencia de Chámeza y Repetor, municipios que viven mecanismos de reparación

Carlos Arturo Pardo, director territorial de Meta y Llanos Orientales de la Unidad para las Víctimas, explicó que las llamadas Autodefensas del Casanare generaron desplazamientos masivos, desapariciones forzadas, hechos victimizantes que obligaron a los campesinos de ese departamento se tuvieran que movilizar hacia otros lugares, el 90% de la población campesina tuvo que desalojar el lugar. "Una vez establecido el orden este lugar por parte de la fuerza del estado, las personas retornaron a sus territorios. A razón de estos hechos en 2014 la Unidad de Víctimas estableció un mecanismo de reparación para los municipios de Chámeza y Recetor, los dos municipios más afectados".

Pardo explicó que las Juntas de Acción Comunal jugaron un rol muy importante, dado que fueron debilitándose a raíz de la guerra, lo que hizo que la credibilidad entre la institucionalidad y la comunidad no existía. "Por ello, hoy en día las comunidades, gracias al mecanismo de reparación,  están aceptando que los desmovilizados que están en reintegración también hacen parte de la comunidad de estos municipios".

Gisell Azalía, profesional en reparación colectiva en el Meta de la Unidad de Víctimas, explica que en esta parte del país el trabajo entre víctimas y desmovilizados ha avanzado gracias a la articulación de las dos instituciones. "Recalcamos mucho la atención psicosocial y trabajamos el reconocimiento y el respeto. Hacer entender a la comunidad que si la persona se desmovilizó es porque quiere dejar la guerra atrás. Entender que la reconciliación es de todos".

También, comentó que en estos procesos se incluyen otras poblaciones que la comunidad ve con rencores. "Las comunidades no ve la reconciliación solo entre desmovilizados y víctimas, sino también por parte del Ejército Nacional y la Policía, por ello incluimos a estas poblaciones en los procesos de reconciliación en esta comunidad".

El municipio de Chámeza tiene 1.400 víctimas y Recetor otras 1.200, todas vinculadas al proceso de reparación colectiva que desarrolla la Unidad de Víctimas con el apoyo de otras entidades, entre ellas la Agencia Colombiana para la Reintegración.​

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas